top of page
2_edited_edited.jpg

Método KIFUSION reconecta con tu ser,  tu sabiduría interior transformando tus creencias y emociones.
 

El método KiFusion, es un método que nos permite hacer desbloqueos neuro-emocionales y transformaciones a nivele subconsciente, este método está basado en principios de Kinesiología Holística, Coaching, epigenetica, y en procesos de mecánica cuántica.

Por qué las personas emocionalmente inteligentes tienen más éxito

Actualizado: 6 dic 2021


Por qué las personas emocionalmente inteligentes tienen más éxito Las investigaciones muestran que las personas con una fuerte inteligencia emocional tienen más probabilidades de tener éxito que aquellas con un coeficiente intelectual alto o experiencia relevante.


Hemos aprendido que la inteligencia emocional (EQ) es una habilidad crucial tanto para los líderes como para los empleados. Pero varios estudios apuntan a lo importante que puede ser el EQ para el éxito, incluso superando al CI y la experiencia.




La investigación realizada por el respetado Centro de Liderazgo Creativo (CCL) en los EE. UU. Encontró que las causas principales del descarrilamiento ejecutivo involucran deficiencias en la competencia emocional. Cada año, CCL presta servicios a más de 20.000 personas y 2.000 organizaciones, incluidas más de 80 de las 100 empresas de Fortune. Dice que las tres razones principales del fracaso son la dificultad para manejar el cambio, la incapacidad para trabajar bien en equipo y las malas relaciones interpersonales. La firma de búsqueda internacional Egon Zehnder International analizó a 515 altos ejecutivos y descubrió que aquellos que eran más fuertes en inteligencia emocional tenían más probabilidades de tener éxito que los más fuertes en IQ o experiencia previa relevante. La investigación que se ha realizado sobre la relación entre la inteligencia emocional (EQ) y el IQ ha mostrado solo una correlación débil entre los dos. El Carnegie Institute of Technology llevó a cabo una investigación que mostró que el 85% de nuestro éxito financiero se debió a las habilidades en “ingeniería humana”, personalidad y capacidad para comunicarse, negociar y liderar. Descubrieron que solo el 15% se debía a la capacidad técnica. En otras palabras, las habilidades con las personas o las habilidades altamente relacionadas con la inteligencia emocional eran habilidades cruciales. El psicólogo israelí-estadounidense ganador del Premio Nobel, Daniel Kahneman, descubrió que la gente prefiere hacer negocios con una persona que les agrada y en la que confían en lugar de con alguien que no les agrada, incluso si esa persona ofrece un producto mejor a un precio más bajo.

Las personas prefieren hacer negocios con una persona que les agrada y en la que confían en lugar de con alguien que no les agrada, incluso si esa persona está ofreciendo un producto mejor a un precio más bajo. Para probar sus hallazgos, piense en la última vez que compró un artículo importante, una casa, un automóvil o un electrodoméstico grande en el que tuvo que tratar con un vendedor. ¿Era la persona alguien que le agradaba y en quien confiaba? En mis charlas, descubrí que cada vez que hacía esa pregunta, inevitablemente toda la audiencia respondía que, sí, la persona a la que le compraron un artículo grande era alguien a quien le agradaba y en quien confiaba. Esta teoría acerca de por qué los vendedores con las habilidades adecuadas para las personas obtienen mejores resultados que los que carecen de ellas, se basa en un estudio realizado por el Grupo de Investigación e Innovación Hay / McBer en 1997. En un estudio realizado en una gran compañía de seguros nacional en 1997 , encontraron que los agentes de ventas débiles en áreas emocionales como la confianza en sí mismos, la iniciativa y la empatía vendían pólizas con una prima promedio de $ 54,000,


Gran parte de la investigación que se ha realizado sobre inteligencia emocional se ha realizado a nivel de liderazgo ejecutivo. Cuanto más alto en la organización, más importantes son las habilidades de inteligencia emocional, ya que los impactos son mayores y se sienten en toda la organización. Sin embargo, se han realizado algunos estudios que muestran impactos en todos los niveles. Cuanto más alto en la organización, más importantes son las habilidades de inteligencia emocional, ya que los impactos son mayores y se sienten en toda la organización.


Por ejemplo, un estudio de McClelland en 1999 mostró que después de que los supervisores en una planta de fabricación recibieron capacitación en competencias emocionales, como escuchar mejor, los accidentes con tiempo perdido disminuyeron en un 50% y las quejas bajaron de 15 por año a tres. La planta en sí superó los objetivos de productividad en 250.000 dólares. Los mismos principios se aplican en todas las áreas de la vida, ya sea en el trabajo o en las relaciones. Todo el mundo quiere trabajar con personas con las que se pueda relacionarse con facilidad, que las apoyen, agraden y en las que se pueda confiar. Queremos estar al lado de personas que no se enojan fácilmente y que pueden mantener la compostura cuando las cosas no salen según lo planeado. ¿CÓMO SE CONTRATA A PERSONAS EMOCIONALMENTE INTELIGENTES? Conciencia de sí mismo. Lo primero que es esencial para cualquier grado de inteligencia emocional es la autoconciencia. Las personas con un alto grado de autoconciencia tienen una sólida comprensión de sus propias emociones, sus fortalezas, debilidades y lo que las impulsa. Ni demasiado críticas ni irrealmente esperanzadas, estas personas son honestas consigo mismas y con los demás. Estas personas reconocen cómo sus sentimientos los afectan a ellos, a otras personas que los rodean y a su desempeño en el trabajo. Tienen una buena comprensión de sus valores y metas y hacia dónde se dirigen en la vida. Tienen confianza y son conscientes de sus limitaciones y es menos probable que se preparen para el fracaso.


Podemos reconocer a las personas conscientes de sí mismas por su disposición a hablar de sí mismas de una manera franca y no defensiva. Una buena pregunta de entrevista es preguntar sobre un momento en que el entrevistado se dejó llevar por sus emociones e hizo algo de lo que luego se arrepintió. La persona consciente de sí misma será abierta y franca con sus respuestas. El humor autocrítico es un buen indicador de alguien que tiene una buena conciencia de sí mismo. Las banderas rojas son personas que se detienen o intentan evitar la pregunta, parecen irritadas o frustradas por la pregunta. Capacidad para autorregular las emociones. Todos tenemos emociones que nos impulsan y no hay nada que podamos hacer para evitarlas. Las personas que son buenas en la autorregulación, sin embargo, son capaces de manejar sus emociones para no controlar sus palabras y acciones. Si bien sienten mal humor e impulsos tanto como cualquier otra persona, no actúan sobre ellos. Las personas que actúan sobre sus sentimientos negativos crean estragos, perturbaciones y malos sentimientos duraderos a su alrededor. Sentimos antes de pensar y las personas que reaccionan constantemente desde un estado emocional nunca esperan lo suficiente para permitir que sus pensamientos anulen sus emociones. Las personas que se autorregulan tienen la capacidad de esperar hasta que sus emociones pasen, lo que les permite responder desde un lugar de razón, en lugar de simplemente reaccionar a los sentimientos. Los signos de alguien que es bueno en la autorregulación son la reflexión, la consideración, la comodidad con la ambigüedad, el cambio y no tener todas las respuestas. En una entrevista, busque personas que se tomen un poco de tiempo para reflexionar y pensar antes de responder.


Empatía. La empatía es otro aspecto importante a buscar a la hora de contratar. Alguien que tenga empatía tendrá conciencia de los sentimientos de los demás y considerará esos sentimientos en sus palabras y acciones. Esto no significa que andarán de puntillas o no estarán dispuestos a tomar decisiones difíciles por miedo a herir los sentimientos de alguien. Simplemente significa que son conscientes y tienen en cuenta el impacto en los demás. Están dispuestos a compartir sus propias preocupaciones y preocupaciones y a reconocer abiertamente las emociones de los demás. Una buena forma de buscar empatía en una entrevista es preguntarle a un candidato sobre una situación en la que un compañero de trabajo estaba enojado con él y cómo lo manejó. Busque la voluntad de comprender la fuente de la ira de los compañeros de trabajo, aunque no estén de acuerdo con las razones de la misma. Habilidades sociales. La habilidad social es otra área de la inteligencia emocional que es muy importante en el lugar de trabajo. Tener buenas habilidades sociales requiere un alto nivel de las otras habilidades antes mencionadas, así como la capacidad de relacionarse y encontrar puntos en común con una amplia gama de personas. Va más allá de la simpatía y la capacidad de llevarse bien con los demás. Las personas con habilidades sociales son excelentes jugadores de equipo, ya que tienen la capacidad de avanzar en una agenda y mantener la concentración, mientras que al mismo tiempo permanecen conscientes del clima emocional del grupo y poseen la capacidad de responder a él. Estas personas son excelentes para hacer conexiones, establecer contactos y unir a las personas para trabajar en proyectos. Son capaces de poner en juego sus habilidades de inteligencia emocional en un ámbito más amplio. Para buscar habilidades sociales en una entrevista, haga preguntas relacionadas con los proyectos y las dificultades encontradas en torno a diferentes agendas, temperamentos y lograr que la gente se comprometa.

SOBRE EL AUTOR

Harvey Deutschendorf es un experto en inteligencia emocional, autor y orador. Para realizar el cuestionario de IE, visite theotherkindofsmart.com

22 visualizaciones0 comentarios
2_edited_edited.jpg
bottom of page