Escuela primaria reemplaza el castigo por la meditación y los resultados son sorprendentes



Para cualquier adulto, hallar un rato para relajarse y liberar la mente de los quehaceres cotidianos se ha vuelto una tarea difícil en estos días. Para los niños hiperactivos y problemáticos puede serlo aún más. Sin embargo, una escuela primaria en Baltimore, EE.UU., ha escogido reemplazar los clásicos castigos en el salón de detención por la meditación contemplativa. Estudios han demostrado que castigar a los niños con una detención hace poco y nada para mejorar su comportamiento a largo plazo. En lugar de ir a la oficina del director o a un salón con demás niños castigados por su mal comportamiento, los estudiantes de la Escuela Robert W. Coleman van al «Salón del Momento Contemplativo», un lugar donde la disciplina es impartida a través de técnicas de respiración y meditación, reporta The Free Thought Project. El espacio para la meditación en esta escuela primaria de Baltimore fue creado gracias a la colaboración de la Holistic Life Foundation, una ONG local que ofrece yoga y clases de meditación a la comunidad. «Así es como evitas que la bola de nieve siga rodando y creciendo. Cuando mamá y papá tienen un día difícil le gritan a sus hijos, y luego éstos llevan esa tensión a la escuela y se desquitan con sus amigos», explicó Andrés González, uno de los organizadores. «Un padre me dijo: “El otro día llegué a casa muy estresado, y mi hija me pidió que me sentara y calmara para que me enseñara cómo respirar”», agregó. Los beneficios de la meditación están ampliamente documentados. Practicarla regularmente ayuda a reducir el estrés, incrementa las funciones cerebrales y la memoria, e incluso alivia el dolor. En el caso de la Escuela Robert W. Coleman, que ha implementado la iniciativa durante todo un año, los resultados son indiscutibles. Desde que se lanzó el programa que cambia castigo por meditación, ningún alumno ha sido suspendido.

© Powered 2020 by  

Logo textos-02.png